sábado, 9 de junio de 2012

El Programa (I)



Los Rapis son a veces despiadados, pero no tienen la culpa de todo lo que pasa en la República. Al fin y al cabo, fueron los Sapis quienes diseñaron el Programa en todos sus detalles, establecieron los límites, las excepciones y los protocolos de actuación. Los Sapis, a su vez, responsabilizan a los Soris, por su poco interés e implicación en el Programa, aunque desde sectores externos e independientes surgen numerosos interrogantes sobre esta supuesta responsabilidad, porque ¿no son los Sapis quienes otorgan la licencia a los Soris? No faltan tampoco, por otro lado, Soris que endosan el problema a los propios Sosis, e incluso a sus procreadores, entre los que hay muchos Rapis, que a su vez, como todo el mundo, o casi, fueron Sosis en su día, hoy desmovilizados.
            Mientras tanto, el Programa sigue su curso, con ligeras enmiendas que cada nueva generación de Sapis introduce para corregir los errores de la anterior (pero un Sapi siempre es un Sapi), los Soris obedecen normalmente, y los Sosis, ya se sabe, solo esperan obtener la plena ciudadanía de la República para ejercer su derecho a participar en el Programa, si sobreviven a los continuos (aunque tal vez justificados) abusos de los Rapis que, al fin y al cabo, son los únicos que se benefician, como siempre, de la situación.
            Pero no quiero ser polémico sin más. En breve pondré un ejemplo de por qué en este país la educación no funciona.

1 comentario:

Roser dijo...

La vieja historia de siempre, o los mismos perros con distintos collares. Pero es de agradecer que alguien tenga el coraje de decirlo.